ebola y bulos en redes sociales 2 638En la actualidad podemos encontrar en redes sociales la presencia de información falsa, bulos o incluso engaños en las redes sociales. Pero ¿son las redes sociales las culpables de su aparición o viralización? ¿De quién depende? 

Este es un tema realmente controversial, puesto que puede ser cierto que estas “fake news” o bulos se viralicen por culpa de las redes sociales, pero en verdad quienes en verdad tienen la “culpa” son las personas que las escriben o las viralizan con el fin de llamar la atención, ganar “likes” o incluso dinero. Antes, sólo se limitaban a temas de cierta complejidad, pero lamentablemente también se están aplicando progresivamente a las ciencias, incluidas las ciencias médicas1. Un claro ejemplo se vi en las elecciones de EEUU donde el top 20 historias “fake” o bulos sobre las elecciones tuvieron y generaron muchos más clics que el top 20 de historias reales2 y esto se volvía aún más complejo cuando se conocía que el 44% de la población adulta de EEUU obtenía sus noticias de Facebook2.

Es interesante conocer que este tipo de noticias suele repetirse, o recogerse del pasado como es el caso del planeta Nibiru o planeta oscuro que se debió estrellar contra la tierra en 1995 o en el 2012 o el 23 de setiembre de 2017 (con posterior corrección al 15 de octubre de 2017), en todas las oportunidades la NASA comunicó que se trataba de una noticia falsa3, pero se le prestaba mayor atención a la noticia falsa que también decía que la NASA lo sabía pero lo ocultaba, el éxito de las teorías de conspiración.

Pero aquí no termina todo. Se conoce que esto puede ser un gran negocio, por ende hay editoriales que han generado revistas “predadoras”, así como también conferencias y congresos “predadores” donde se ofrece a los autores de artículo diversas formas de publicitarse y mejorar su impacto a cambio de cierta cantidad de dinero, su artículo o ponencia se presentará sin ser verificada, luego se podrá hacer eco de la misma en redes sociales presentando el origen de la información como una revista científica (que no tiene ni registro, ni está indexada, ni tiene factor de impacto)4.

¿Pero podría existir alguna aplicación o entorno digital que nos ayude a verificar los intentos de desinformación o “bulos”?  Actualmente existen ciertas investigaciones con el uso de aplicaciones basadas en Blockchain que son capaces de identificar la autenticidad de la “digital media”, para lograrlo esta herramienta puede mostrar sin lugar a duda, el origen de la información que se le presente incluyendo imágenes5. Pero probablemente esta herramienta sólo nos de una solución parcial al problema, esto debido a que es incapaz de proveer la autenticidad de una historia como global y para determinarlo precisa de ayuda humana, tal como dijo M. Zuckerberg: identificar la “verdad” es complicado2.

 

"Los hechos falsos son altamente perjudiciales para el progreso de la ciencia, porque a menudo duran mucho: pero puntos de vista falsos, si son apoyados por alguna evidencia, hacen poco daño, ya que todos toman un saludable placer en probar su falsedad ". Charles Darwin.

 

Referencias

  1. Grech V. Fake news and post-truth pronouncements in general and in early human development. Early Hum Dev. 2017 Dec;115:118-120. 
  2. Pogue D. How to Stamp Out Fake News. Sci Am. 2017 Jan 17;316(2):24.
  3. Mackie P, Sim F. Fake news, facts and Nibiru. Public Health. 2017 Dec;153:A1-A2.
  4. Darbyshire P. Fake news. Fake journals. Fake conferences. What we can do. J Clin Nurs. 2017 Dec 5. doi: 10.1111/jocn.14214. [Epub ahead of print] 
  5. Huckle S, White M. Fake News: A Technological Approach to Proving the Origins of Content, Using Blockchains. Big Data. 2017 Dec;5(4):356-371.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar